9 de marzo de 2014

Pollo de corral con ciruelas y cebolla semicaramelizada ♦



Hoy os traigo una receta para nada complicada y con un resultado muy bueno. El ingrediente principal es el pollo de corral, a mí particularmente me gusta más esta clase, porque su sabor es menos insípido.
Parece ser que el sabor depende tanto del tiempo en que se ha tardado en criar al animal como de su propia alimentación, estos se crían al aire libre y con una alimentación basada principalmente en el maíz, por eso tienen ese color amarillento.

La receta como os digo es muy sabrosa, tiene un aspecto atractivo y se puede acompañar de arroz blanco cocido, de patatas paja o de patatillas asadas al horno o al microondas. Aclarar que el término de cebolla caramelizada se utiliza, cuando la cebolla preparada se parece al caramelo, al llevar azúcar, aceite y vino dulce; en cambio, la cebolla confitada solo lleva aceite y sal.  Luego se puede decir que mi cebolla es la mezcla prácticamente de ambas, de ahí el titulo de la receta.
Para esta receta utilizaremos...

Para 4 personas:
- 1 pollo de corral.
- 2 o 3 dientes de ajos.
- 1 vaso de vino blanco.
- 500 ml aproximadamente de caldo de pollo, de verduras...
- 5 o 6 ciruelas secas sin hueso.
- Harina
- 1 cucharada de orégano o tomillo.
- Sal y pimienta negra molida.

Para la cebolla caramelizada:
- 1 o 2 cebollas tiernas.
- 4 cucharadas de azúcar moreno por cebolla.
- 1 vasito de vino Pedro Ximénez.
- 1 pizca de nuez moscada.
- Aceite de oliva.

Preparación del pollo

Lo primero, limpiamos bien el pollo y a continuación lo partimos en cuatro cuartos, por un lado, los dos contramuslos y por otro, las dos pechugas, y salpimentamos. Yo lo he hecho en la olla a presión, pero podéis hacerlo al modo tradicional, es decir, a fuego lento durante 30 a 40 minutos.
Ahora lo pasamos por harina y lo doramos en la propia olla o en una sartén aparte, como queráis.
Una vez dorado añadimos los ajos majados, el vino blanco que dejamos que evapore el alcohol y por último el caldo que queramos. Rectificamos de sal e incorporamos el tomillo y las ciruelas y dejamos cocer. El tiempo, si lo hacemos en la olla, dependerá de la misma.

 
 Preparación de la cebolla confitada


Comenzamos cortando la cebolla en láminas o rodajas muy finas. Después en una sartén, echamos aceite de oliva, calentamos y añadimos la cebolla para dorarla un poquito y quede pochada. Ahora añadimos el azúcar moreno y removemos para que se disuelva bien. Una vez mezclado, incorporamos el vino Pedro Ximénez.
De nuevo removemos para dejar que reduzca de unos 10 a 15 minutos, tapando la sartén con la tapadera. Ahora adicionamos una pizca de nuez moscada, sal y pimienta.

Cuando veamos que nuestra cebolla está en su punto, la introducimos en la olla donde el pollo está tierno y, con su salsita, dejamos que cueza todo junto 5 minutos más y ¡Listo!
 
Ahora servimos en un plato: el pollo, las ciruelas y una cantidad de la cebollita semicaramelizada. Igualmente, dependiendo de los que nos guste a cada uno, podemos acompañarlo de patatas paja o asadas o bien arroz blanco cocido.




Hoy han estado comiendo en casa unas amigas de mi hija y no han dejado más en el plato que los huesillos del pollo. Espero que os guste y lo hagáis para compartirlo con la familia y amigos.
Un beso ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada